CERRADO POR VACACIONES

by - julio 24, 2017



Con las vacaciones llamando a mi puerta ya sólo puedo sentir el olor a salitre, el sol quemando mi piel y mi vida llena de arenas y cosas a medio hacer. Y qué, estoy de vacaciones.

Cuando llegas al tan ansiado estado vacacional uno se puede permitir, o incluso podemos decir, tiene todo el derecho de permitirse no hacer, dejar a medias, vaguear, permitir que se le peguen las sábanas un día y otro también, no pensar, ir a lo loco y no dejar que las cosas, ninguna cosa le alteren su estado de suspenso laboral.

Cuando abro de par en par las puertas de mi casa y mi vida a las vacaciones, tengo la capacidad de teletransportarme a sitios soñados, sitios creados tan sólo para ese momento que se produce una vez al año; porque os voy a confesar que para mí solo existen unas vacaciones en el año, y esas son las de verano. Mi olor favorito creo que ya os había comentado que es el de la hierba recién cortada y junto a él el olor a salitre que llega cada vez que se acerca la fecha. 



Tengo la gran suerte de vivir siempre cerca del mar; invierno o verano, mudanza tras mudanza y eso es algo que no cambiaría por nada del mundo, ya que tan sólo saber que está ahí, que puedo visitarlo, olerlo y escucharlo en cualquier momento del año, me reconforta y tranquiliza enormemente.

No todo el mundo tiene la suerte de viajar, de vivir mundo en vacaciones o tan si quiera tenerlas; lo sé, pero que eso no nos impida el olor de salitre en pleno centro de madrid, que eso no nos bloquee el momento me planto aquí y que el tiempo viva por mí porque sí.





Un pequeño balcón, un rayito de sol, un rato de sosiego entre el estrés son suficientes para imaginar, para soñar que nosotros como todos los demás somos los afortunados del momento cerrado por vacaciones, 

Aquí os dejo lugares de cuento, de sonrisas en medio de una oficina imaginándonos ahí donde queremos. Que los mojitos están buenos en el caribe y en el salón de tu casa a 30º si te lo propones.











Por si no os habíais dado cuenta, mi idea de ensoñación en cuanto a las vacaciones se pinta de blanco y azul y tiene el mar como telón de fondo, pero a partir de aquí cada uno puede dibujar sus vacaciones del color que más le guste y en su entorno soñado.

Y ya sabeis, a veces un bol con cacahuetes y un mojito en el balcón de nuestro pisito puede ser tan mágico como una tumbona a rayas en Santorini frente al mar. sólo hay que  proponérselo.
Felices vacaciones a todos!

Marta Besada

You May Also Like

2 comentarios

  1. ¡Qué imágenes más bonitas! Yo me iba ya a cualquiera de esos sitios.
    Te deseo unas felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  2. Verdad? Jaja felices vacaciones a ti también guapa. Un besito

    ResponderEliminar